linea-textura

Reportaje

BEIS | Reportaje Generational Triennial y la era post-Internet

Generational Triennial y la era post-Internet

El arte digital, una renovación necesaria

El New Museum de Nueva York ha celebrado su tercera fiesta del arte joven, la Generational Triennial, especialmente dedicada a los artistas hasta mediana edad -“más jóvenes que Jesús”, como anunciaba el título de la primera edición en 2009-. En esta ocasión sus comisarios, Lauren Cornell, experta en New Media Art y antigua directora de Rhizome (el portal digital dedicado a esta disciplina), y Ryan Trecartin, reconocido videoartista y comisario, han bautizado su proyecto Surround Audience.

El proyecto trata de explorar los efectos de la era post-Internet en la percepción individual y, como no podía ser de otra manera, del público. Se trata de tomar conciencia de los cambios acaecidos en los últimos años, en los que la tecnología avanza a pasos agigantados. Internet ya no es una novedad, sino parte del día a día, y tanto nuestras relaciones personales como laborales, incluso las actividades que nos gusta realizar a solas, como leer un libro, pasan por una plataforma online u otra. Los artistas más jóvenes han adaptado su arte al nuevo paradigma de maneras muy diversas, jugando con la dualidad implícita en los medios digitales. Por un lado supone libertad técnica y supresión de barreras, pero por otro se impone la invasión en la intimidad y el cambio en las formas de pensar y en el comportamiento. ¿Qué papel juega el arte en la sociedad global y cómo lo reflejan sus autores?


Esta muestra cuenta con obras de más de cincuenta artistas de todo el mundo, como Lawrence Abu Hamdan (1985, Amán, Jordania), que ha sido recientemente elegido Commissioned Artist para el Armory Show de 2015. Su obra gira en torno al sonido y a la tecnología aplicada a este, al que dota de corporeidad trasladándolo a esculturas e instalaciones, ensayos sonoros y documentales. A Convention of Tiny Moments (2015), instalación realizada para el Armory Show, consiste en la escucha por parte del espectador de un ensayo sonoro colocado en el interior de un cubo en el que se escucha la voz de los objetos, gracias a un sistema elaborado por el MIT que registra las vibraciones de un objeto dado y las transforma en sonido. Sobre todo, es una llamada de atención hacia aquello que pasa desapercibido a nuestro alrededor. Incluso los objetos que creemos inertes tienen voz.

Sin embargo, hay voces que se escuchan en un mar de ruido, como muestra Abu Hamdan en el documental The All-Haring (2014), realizado en la ciudad más ruidosa del mundo: El Cairo. Los sermones de los imanes sobre la contaminación acústica son difundidos mediante megáfonos distribuidos por toda la ciudad, en la que apenas suponen un susurro. Abu Hamdan cuestiona también los sistemas de escucha utilizados por los gobiernos como arma política y el análisis de la voz como prueba legal para detectar si una persona dice o no la verdad, utilizando los mismos dispositivos en sus instalaciones. En Tape Echo (2013-2014), expuesta en la trienal, Abu Hamdan agrega sermones grabados en casete a una suma de cartografías sonoras de la ciudad, junto con imágenes ópticas de la superficie del casete iluminadas. Con esto quiere mostrar cómo el acto de escuchar está influido poderosamente por el contexto, político y tecnológico.


Ed Atkins (1982, Oxford, Reino Unido) se rodea de un equipo de profesionales para llevar a cabo sus videos. En ellos un avatar imita los gestos y movimientos de Atkins a través de un sistema de monitorización. Estas performances virtuales pretenden cuestionar la paradoja de la tecnología HD, un medio inmaterial que pretende ser el vivo reflejo de lo material. Para ello, Atkins genera imágenes que incomodan o repelen al espectador, posiciones antigravitatorias, desvanecimientos e incluso brazos humanos que carecen de un cuerpo, en medio de atmósferas inquietantes, a veces aterradoras, en las que trata cuestiones existenciales tales como el amor, el sexo o la muerte. En Happy Birthday!! (2014) evoca el tema de la muerte a través de un proceso en espiral: personajes en blanco y negro de aspecto cristalino que entran y salen de un mar oscuro, nombrando fechas al azar o momentos en el tiempo (como “36 años” o “hace 6 años”).

Happy Birthday!! (2014). HD video, sound; 6 min (looped). Courtesy the artist and Cabinet Gallery, London


Casey Jane Ellison (1988, Los Angeles, EEUU) utiliza avatares 3D en sus videomonólogos, como en IT’S SO IMPORTANT TO BE WONDERFUL (2015), donde pone de manifiesto, con cierto sentido del humor, la hipocresía y la banalidad del pensamiento actual, las preocupaciones de la gente joven, la importancia de tener el último smartphone o quién tiene más seguidores en Twitter. Ellison también hace una crítica de la sociedad de su tiempo en otros videos en los que es protagonista. En la serie Touching the Art (2014 – en proceso), realizada especialmente para el evento, Ellison cuestiona el mundo del arte, sus instituciones, el mercado e incluso el papel del artista en coloquios con profesionales (todas ellas mujeres) de diversos campos del mundo del arte.

IT’S SO IMPORTANT TO BE WONDERFUL (2015) (still). Video, sound, color. Courtesy the artist

Ellison empezó su carrera en Internet como tantos otros artistas jóvenes se dan a conocer a través de plataformas como YouTube y Twitter tanto a la audiencia online como en el mundo del arte. Youtube, Vimeo o Twitter se alzan como plataformas de difusión artística, portales desde donde los artistas más jóvenes pueden mostrar su obra y crear comunidad con su público y con otros colegas. Se trata de un nuevo tipo de arte, creado con el propósito de ser consumido a través de las redes sociales, y sin embargo, encuentra su camino hasta los canales expositivos tradicionales, como es el caso de Steve Roggenbuck (1987, Harbour Beach, Miami, EEUU), poeta, videoartista y youtuber. Roggenbuck comparte sus videopoemas, a través de su canal de YouTube, y conversa con su audiencia. Estuvo presente en la trienal del New Museum con videos de hasta cuatro minutos de duración, como Make something beautiful before you are dead (2012), en los que se graba a sí mismo lanzando pensamientos en un estado de agitación y urgencia que recuerdan a un trastorno obsesivo narcisista. Aunque bien pudiera ser así, se trata del humor como mecanismo de defensa en un terreno hostil (las redes sociales), donde los pensamientos y la propia persona están expuestos al juicio inmediato del público.



Algunas de las obras expuestas en la trienal prueban la tendencia hacia lo material que está experimentando el arte digital, del que muchos artistas se sirven para volver al objeto expositivo. Eloise Hawser (1988, Londres, Reino Unido) agiliza y simplifica ciertos procesos de su trabajo escultórico gracias a una impresora 3D. Renaud Jerez (1982, Narbona, Francia) lleva la tecnología a sus esculturas, figuras antropomórficas realizadas con elementos dispensables como tubos de PVC, cables o aluminio, robots zombies que parecen recién salidos del basurero y que invitan a reflexionar sobre el impacto del consumo tecnológico en la mentalidad actual.

Renaud Jerez, B, 2014. PVC, aluminum, cotton, rubber, wooden chair, webcam, and sneakers, 51 1/8 x 23 5/8 x 2

¿Nos estamos convirtiendo en la tecnología que nos rodea o es esta la que empieza a adquirir forma humana? Lo que sí podemos formular es que en la era post-Internet actual, el arte adquiere o al menos debería adquirir un papel fundamental como agente revulsivo, que propicie la reflexión acerca de los cambios socioculturales que nos rodean. La vida, tal y como la conocíamos hace unas décadas, ha cambiado y no deja de hacerlo a un ritmo vertiginoso. La actualidad tiene una fecha de caducidad de apenas unos pocos segundos y llega hasta cualquier rincón del mundo. En un contexto como este, la inmediatez cobra importancia y los medios que la favorecen, como las redes sociales, pasan a ser la herramienta idónea, llena de frescura y favoreciendo el contacto con la audiencia.

La Generational Triennial es la prueba de que el arte digital ya no es una novedad, sino una renovación necesaria, acorde con los tiempos, que viene desarrollándose con las últimas generaciones de artistas. Las distinciones entre las diferentes tecnologías utilizadas en el arte y el protagonismo de las mismas se difuminan y pasan a convertirse en simples herramientas digitales, útiles en el proceso de creación.

Sin embargo, existe todavía en el mundo del arte cierta desconfianza en cuanto al arte digital, sobre todo en cuanto a su comercialización. Los artistas tienen que enfrentarse a un mercado basado tradicionalmente en el objeto material. Es posible que sea ésta la razón por la que algunos se vuelven hacia la materialidad a pesar de utilizar herramientas que les resultan más naturales. ¿Es el curso del arte marcado por los artistas o hay alguna fuerza, quizá más poderosa, que inclina la balanza hacia lo objetual cada vez que parece desequilibrarse? En la Generational Triennial se expone el arte tal y como es hoy, adaptando con éxito las diversas propuestas al formato museístico.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

!
!
Terms and Conditions checkbox is required.
Something went wrong. Please check your entries and try again.
Borde superiorarticulos